martes 20/4/21
PSICOLOGÍA

Adicciones comportamentales: adicción al sexo

sex

La adicción al sexo es una adicción comportamental, es decir no mediada por sustancias, sino por un bombardeo de neurotransmisores cerebrales, que se caracteriza por una falta de control sobre el comportamiento sexual, que se vuelve compulsivo y que provoca abstinencia y dependencia.

Este trastorno afecta entre un 9-12% de los varones y  un 1-6% de las mujeres.

Los síntomas que presentan las personas con este trastorno son: Pensamientos frecuentes y recurrentes sobre el sexo a lo largo del día. Urgencias en realizar la conducta sexual sin que necesariamente se lleve a cabo. Conductas sexuales explícitas a diario casi todos los días de la semana. Tolerancia progresiva, por lo que hay una necesidad de aumentar la intensidad o frecuencia de la conducta sexual, disminuyendo progresivamente el tiempo para otras actividades. Negación del problema. Falacia de control, con constantes intentos fallidos de abandonar la conducta.

¿Que ocurre en el cerebro de las personas con esta adicción? En un estudio realizado en la Universidad de Cambrige en 2014, con técnicas de imagen cerebral, en varones adictos al sexo, comprobaron que ocurría en su cerebro mientras visualizaban imágenes pornográficas. Se observó que se activaban los mismos centros de recompensa que se activan en los pacientes con adicción a sustancias psicoactivas cuando ven su sustancia de deseo. Posteriormente se compararon los resultados obtenidos, en personas  que tenían una conducta compulsiva y personas sanas. Los resultados reflejaron mayores niveles de actividad en los adictos en tres zonas concretas del cerebro: el córtex del cíngulo anterior, la amígdala y es estrato ventral. Estas zonas son las mismas que se registran con actividad mayor en personas con adicciones diversas a sustancias cuando contemplan la sustancia que consumen.

Compartir esta reflexión, al hilo de esta adicción, del genial Woody Allen: “existen dos cosas importantes en la vida. La primera es el sexo y de la segunda no me acuerdo”

Que hay detrás de un adicto al sexo?. A veces un condicionamiento genético, abusos sexuales en la infancia, otras adicciones, trastornos afectivos o ansiosos, trastornos obsesivos compulsivos, rasgos de personalidad caracterizados por la búsqueda de sensaciones, TDHA, trastornos de personalidad como bordeline, histriónico o narcisista.

Los riesgos y problemas implícitos a esta adicción son básicamente, que con frecuencia se olvida la práctica de sexo seguro con los consiguientes riesgos de adquirir enfermedades de trasmisión sexual como gonorrea, sífilis, SIDA, hepatitis C etc. El deterioro de la relación de pareja es casi la regla en este tipo de adicción ya que la relación se impregna de manipulaciones, mentiras o justificaciones absurdas. En casos extremos puede llegar a provocar problemas laborales.

Para prevenir este tipo de adicción es bueno disponer de una buena asertividad, es decir, saber expresar nuestro parecer respetando el de los demás. También una buena gestión emocional permite reducir los impulsos. Esto se puede aprender en talleres psicoeducativos.

En cuanto al abordaje terapéutico de esta adicción existen tres grupos de medidas: fármacos, grupos de ayuda y psicoterapia.

En los casos más severos asociados a trastornos emocionales como trastornos de ansiedad o afectivos se pueden utilizar temporalmente fármacos ansiolíticos y antidepresivos.

Pero el núcleo del trastorno hay que abordarlo con técnicas de psicoterapia, especialmente de tipo cognitivo conductual. Los grupos de ayuda en el que se comparten experiencias similares entre personas con el mismo problema puede ser de gran utilidad.

Por último, compartir esta reflexión, al hilo de esta adicción, del genial Woody Allen: “existen dos cosas importantes en la vida. La primera es el sexo y de la segunda no me acuerdo”.

Adicciones comportamentales: adicción al sexo