miércoles 23/6/21

Retos y desafíos del Big Data

El Big Data se ha constituido en los últimos años como una tendencia principal acerca de cómo interpretar y gestionar la incipiente información generada en esta época de tecnología e híper-conexión en la que vivimos.

eb

El Big Data se ha constituido en los últimos años como una tendencia principal acerca de cómo interpretar y gestionar la incipiente información generada en esta época de tecnología e híper-conexión en la que vivimos. Sus aplicaciones son ilimitadas y tan solo estamos empezando a vislumbrar cuan inmenso es su potencial. Pero antes, cabe recordar…

¿Qué es el Big Data?

El término Big Data engloba tanto el gigantesco volumen de información accesible en la actualidad gracias a las nuevas técnicas de recopilación de datos, como las avanzadas técnicas de análisis necesarias para interpretarlos. Compilación posibilitada dado el enorme poder de procesamiento y filtrado que la tecnología moderna proporciona. Básicamente, Big Data implica tener acceso a más resultados e información que nunca con el objeto de filtrar esos datos para el desarrollo de áreas de negocios, medicina u otros sectores.

Por simplificar, un ejemplo claro de cómo puede usarse el Big Data se da en las apuestas deportivas. Si estás interesado en apostar en un partido de fútbol es más que probable que desees tener toda la información posible sobre los equipos, el terreno de juego, las lesiones, el rendimiento pasado de los jugadores y cualquier otra información relevante disponible. Cuanto más sepas, más fiables serán tus predicciones sobre cada resultado y, por ende, mayor el ratio de éxito.

En eso se resume el Big Data: acaparar el mayor volumen de información y seleccionar la más relevante para nuestro interés, pero, sin lugar a duda, existen muchos retos y desafíos a la hora de recoger, almacenar y gestionar los datos, así como mantenerlos actualizados y compartirlos con otros.

Industrias y áreas que usan Big Data

Sea como fuere, hoy en día casi cualquier sector puede beneficiarse de las aplicaciones de Big Data. Entender cómo los diferentes acontecimientos, factores y actores se afectan entre ellos puede servir de ayuda en el diagnóstico y tratamiento médico, las decisiones de negocios, la compra-venta de acciones, la planificación social y urbanística, los proyectos ecológicos y, por supuesto, el rendimiento deportivo y las apuestas.

Por ejemplo, algunos hospitales parisinos están utilizando con éxito el Big Data para gestionar el personal de forma eficiente y que, así, no haya o demasiados o muy pocos empleados. Utilizando 10 años de registros de contratación, científicos expertos en Big Data analizaron series temporales con el fin de delimitar cuántos empleados hacían falta para un determinado momento.

Por otro lado, Fuzzy Logix ha empezado a trabajar con Blue Cross Blue Shield en Estados Unidos. Tras combinar años de datos farmacéuticos y de seguros han identificado con un alto grado de exactitud 742 factores de riesgo en el abuso de opiáceos.

También la construcción y otros sectores civiles están usando Big Data para gestionar recursos y coordinar proyectos en pos del beneficio global. Y es que, los conocimientos predictivos y el poder de sincronización del Big Data resultan muy valiosos para cualquier proyecto.

bigadata

La era del Big Data

Por todo ello, se puede decir que ha comenzado la era del Big Data y que su evolución no va a detenerse. La tecnología de la nube está cambiando la forma en que Big Data se gestiona y almacena, al mismo tiempo que facilita el compartir la información con cualquier persona implicada en un proyecto. La transmisión de datos en tiempo real, las mejoras en privacidad y unos canales de datos más afinados harán más sencillo trabajar con Big Data en un futuro cercano. También se espera que el aprendizaje automático y la computación cognitiva trabajen con los datos y los interpreten con una mayor viveza en un futuro.

En definitiva, el Big Data se está volviendo cada vez más global y sus científicos y arquitectos tienen que trabajar duro para mantener el ritmo y cubrir retos en su administración, ejecución e interpretación, puesto que, a medida que estamos más interconectados entre nosotros y con la información, el concepto de Big Data debería volverse incluso aún más relevante.

Retos y desafíos del Big Data