lunes 17/5/21
CONTESTA EL PRESIDENTE DE GESTHA

¿Qué deberían tener en cuenta las personas afectadas por un ERTE?

En el terreno fiscal, convendría que los trabajadores afectados por un ERTE solicitaran al SEPE que retenga el IRPF o a sus propias empresas que realicen un ajuste y apliquen una mayor retención.
prestaciones

La Comisión Europea (CE) propuso el pasado lunes que España reciba un préstamo de 21.300 millones de euros en el marco del fondo europeo contra el desempleo, conocido como SURE, para hacer frente a los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), un mecanismo "muy útil" -en palabras de la vicepresidenta económica Nadia Calviño- a la hora de luchar contra los efectos del coronavirus.

Tres de cada cuatro trabajadores que estaban en ERTE ya se han reincorporado al mercado laboral. Ahora bien, estas personas deben tener especial cuidado si no quieren llevarse un susto en el futuro. El SEPE ha recordado que los afectados por cobros indebidos de ERTE tienen que devolver el dinero en 30 días o se les aplicará un recargo. El periodo para la devolución comienza a contar desde la notificación del SEPE de la cantidad adeudada y, pasados esos días, la cantidad aumenta con un recargo del 20%.

En el terreno fiscal, convendría que los trabajadores afectados por un ERTE solicitaran al SEPE que retenga el IRPF o a sus propias empresas que realicen un ajuste y apliquen una mayor retención. En caso contrario, la próxima declaración de la renta podría ocasionarles algún quebradero de cabeza.

Tres de cada cuatro trabajadores que estaban en ERTE ya se han reincorporado al mercado laboral

Siguiendo esta recomendación de los técnicos de Hacienda (Gestha), el pago sería el mismo. Pero hay que tener en cuenta que cuanto mayor sea la retención mensual menor será el posible impacto del cobro de esta prestación en la próxima cita con el fisco. 

Y es que las personas que hayan abandonado temporalmente sus puestos de trabajo por culpa de la pandemia este año habrán tenido dos pagadores: sus empresas y el SEPE, durante el periodo de parálisis o ausencia. Por ello, la obligatoriedad de hacer la declaración se reduce hasta los 14.000 euros. Y como la retención aplicada a estas prestaciones públicas resulta escasa -cuando no nula-, la carga tributaria se trasladará a la declaración de la renta de 2020.

En cualquier caso, el resultado de la próxima declaración de la renta variará en función de las circunstancias de cada trabajador, aunque el cobro de los ERTE afectará fundamentalmente a quienes tienen unas percepciones mayores.

Así pues, más les valdría a las personas que se hayan acogido a un ERTE tener especial cuidado y seguir estas recomendaciones para evitar sustos y contratiempos no deseados en el futuro más inminente.

Carlos Cruzado, presidente de los Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA)

¿Qué deberían tener en cuenta las personas afectadas por un ERTE?
Comentarios