domingo 18/4/21
TRIBUNA DE OPINIÓN

Isabel Díaz Ayuso: ¿la nueva lideresa?

El Gobierno de Madrid convirtió el acto de inauguración del nuevo hospital en un espectáculo calculado, plagado de actores con papeles diferentes.
ayuso

Se critica con razón la descoordinación de las distintas Comunidades Autónomas con el Gobierno Central a la hora de las medidas a tomar para hacer frente a esta pandemia brutal. Se ha acuñado el término co-gobernanza.  Se pone como ejemplo de co-gobernanza el caso de Alemania. Pero, habría que ver qué haría Merkel si contase al frente de algún Lander a políticos como Isabel Díaz Ayuso y hasta hace poco Torra. Afortunadamente Aragonés da muestras de mayor sensatez.

En las ocasiones que el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud se ha reunido y ha tomado una serie de medidas o recomendaciones, nada más salir de la reunión, sin haber tenido tiempo para estudiarlas, desde la Comunidad de Madrid se manifiesta en contra. Tal actuación me recuerda aquella mítica secuencia de los hermanos Marx en la película "Una Noche en la Ópera", donde Groucho hace un pedido de comida a un camarero, y cada vez que añade un nuevo plato a la lista, desde dentro del camarote Chico dice: "Y también dos huevos duros", y Harpo hace sonar la bocina, con lo que Groucho interpreta y dice: "En lugar de dos, pon tres", y así varias veces. 

Como español de provincias me molesta profundamente que todos los días, por la mañana, al mediodía, por la tarde y noche, por tierra, mar y aire, en todos los medios escritos, audiovisuales y telemáticos, la protagonista sea la ínclita presidenta de la Comunidad Autónoma de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (IDA). ¿Existen más comunidades autónomas? ¿España acaba en la M-30? 

La incapacidad de sus cualidades intelectuales es evidente. ¿Ha dicho algo interesante alguna vez? Escasamente sabe emitir dos frases seguidas sin papel delante, y cuando lo tiene, lee mal. No obstante, a veces sorprende, me quede anonadado: “Madrid es España dentro de España. ¿Qué es Madrid si no es España?”. Realmente impresionante. ¡Vaya frase! Es para pensarla y rumiarla.   Lo que si muestra a raudales con sus muecas y gestos es una mezcla de desconfianza y mala fe.  Observando fríamente su actividad política me viene a la memoria la figura de Manuel Azaña, el cual en uno de sus mejores discursos pronunciado el 21 de abril de 1934 en la Sociedad del Sitio de Bilbao Un Quijote sin celada, dijo que “Entre los móviles que llevan a los hombres a la política pueden ser: el deseo de medrar, el instinto adquisitivo, el gusto de lucirse, el afán de mando, la necesidad de vivir como se pueda y hasta un cierto donjuanismo. Mas, estos móviles no son los auténticos de la verdadera emoción política. Los auténticos, los de verdad son la percepción de la continuidad histórica, de la duración, es la observación directa y personal del ambiente que nos circunda, observación respaldada por el sentimiento de justicia, que es el gran motor de todas las innovaciones de las sociedades humanas. De la composición y combinación de los tres elementos sale determinado el ser de un político. He aquí la emoción política. Con ella el ánimo del político se enardece como el ánimo de un artista al contemplar una concepción bella, y dice: vamos a dirigirnos a esta obra, a mejorar esto, a elevar a este pueblo, y si es posible a engrandecerlo”. Dejo al lector que considere cuáles son los móviles que han llevado a la política a IDA.  Yo me inclinaría especialmente por el gusto de lucirse. Lo acabamos de observar en el acto de inauguración del Hospital. El Gobierno regional convirtió el acto en un espectáculo calculado, plagado de actores con papeles diferentes. Han estado los rostros más conocidos de la política madrileña: el vicepresidente Ignacio Aguado; el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida y el consejero de Sanidad y su segundo, Enrique Ruiz Escudero. Aunque también ha habido hueco para la aparición estelar del líder del PP, Pablo Casado, y de la secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón, como ‘artista’ invitada del Gobierno de España, adversario político de Díaz Ayuso. Todos han esperado en fila la llegada de la presidenta. Y de repente ha aparecido en ese escenario con abrigo verde esperanza, comprado en el Rastro, por el lado opuesto a la fila de cámaras que ha levantado la prensa. Era su día y se le notaba en la cara. La política tiene mucho de espectáculo teatral.

También Azaña señalaba que “El problema de la política es el acertar a designar los más aptos, los más dignos, los más capaces. Tarea ardua. Se fracasaba en los regímenes cuando el llamado a elegir el más apto era o la voluntad de un príncipe, o su querida, o su barbero. La democracia es probablemente y en teoría el mejor sistema para elegir a los más dignos. Aunque nunca es perfecta esta elección”. Evidentemente que la elección en este caso ha sido un fracaso. Pero no importa, trabaja a toda máquina Miguel Ángel Rodríguez para convertir a IDA en un referente de la derecha madrileña y quién sabe si también en el futuro a nivel estatal. Debería andar con cuidado Casado. Que siga gobernando en la Comunidad de Madrid es clave para los intereses de grupos inmobiliarios, financieros y empresariales. Pudimos verlo cuando el Tamayazo.  Al final la convertirán en una auténtica lideresa política, para ello cuenta con el apoyo condicional de la prensa como ya ocurrió con Esperanza Aguirre. Sin una buena preparación de propaganda por medio de la prensa, ninguna campaña política tiene éxito. La prensa periódica es el lubricante mejor de la máquina política. Y son un óptimo lubricante la mayoría de los medios capitalinos: ABC, El Mundo, la Razón y Antena3, la Cinco, Tele Madrid, COPE, Onda Cero...  Algunos otros no quiero ni citarlos por no hacerles publicidad. ¿Cuántas subvenciones recibirán de la Comunidad?  Un ejemplo de esta prensa servil y mendaz lo pude constatar el pasado miércoles mientras desayunaba en el programa de Ana Rosa Quintana. Suelo hacerlo alguna vez para observar el pluralismo de sus tertulias. De ese pluralismo podría hablar Antonio Maestre. Por cierto, es la cadena nacional con mayor audiencia. Y con gran regocijo y énfasis, casi tuvo que levantarse del asiento, la ínclita Ana Rosa Quintana dijo que el martes IDA se “había convertido en noticia nacional”. Ni que decir tiene que el Hospital inaugurado o lo que sea, lo presentó como un ejemplo de innovación en política sanitaria. Hace falta tener cuajo. Entiendo que algunos presentadoras/es en determinados medios al ser la voz de sus amos, no pueden decir otra cosa que la dicen. Según Upton Sinclair “es difícil conseguir que un hombre entienda algo cuando su salario depende de que no lo entienda”.

A esa prensa capitalina citada y también a parte de la sociedad capitalina me tomo la licencia de hacerles una recomendación profundamente patriótica. Que salgan de esa especie de burbuja en la que están encerradas. Hay muchas Españas, no solo la que acaba en la M-30. Está la España vaciada y la periférica, con unas problemáticas específicas y distintas. Por ello. les recomiendo la lectura del Informe del Laboratorio de Análisis de Políticas Públicas (IvieLAB) creado en 2018 por el Ivie en colaboración con Presidencia de la Generalitat Valenciana Madrid: capitalidad, economía del conocimiento y competencia fiscal.  Informe que ha servido a Ximo Puig, presidente de la Generalitat Valenciana para señalar con total justificación que Madrid por su capitalidad funciona como una aspiradora sobre el resto de España, provocando la desigualdad con otros territorios.  El informe describe las ventajas que obtiene Madrid en su desarrollo económico por su condición de capital del país y cómo éstas pueden actuar en detrimento de la igualdad entre regiones. Analiza el poder de atracción de población y capital humano, el papel del sector público estatal en la capital y la aglomeración de empleo público en la misma, la concentración de centros de decisión y de grandes dotaciones de infraestructuras, y la competencia fiscal que realiza la Comunidad de Madrid.

Isabel Díaz Ayuso: ¿la nueva lideresa?