viernes 7/5/21
ELECCIONES A LA COMUNIDAD DE MADRID

Por sus carteles les conoceréis (o no)

carteles electorales 4m
Carteles electorales de las elecciones del 4 de mayo en Madrid.

Es tradición hacer una lectura del significado de carteles electorales y lemas de campaña en cada elección a la que nos enfrentamos. Me sumo a la corte de intérpretes con cierta sorna y tratando de dar una lectura tan ecuánime como descreída. Lo que dice el grafismo, lo que expresa la foto, lo que reza el lema, componen un mensaje que es divertido desentrañar. Si fuera uno un arúspice, a lo mejor con eso se podía saber quién ganará sin arrancarle las vísceras a nadie.

Vamos a operar mediante el orden alfabético, no vaya a ser que…


Ciudadanos

cartel CS 4m

Parece que sobra el plural. Da un poco de cosa ver ahí a don Edmundo, tan solo, sin que parezca arroparle nadie en kilómetros a la redonda. La sonrisa del candidato (en la web del partido se puede leer la frase impresionante “Me llamo Bal, Edmundo Bal”, que alguien debería explicar mejor) es casi de resignación. Ese Madrid que le espera o le persigue (siempre la ciudad, nunca la región) parece difuminarse, como parte de los sueños del partido. Un poco de plancha no habría ido mal: a ver que pasa el día 4, que igual le sobra al partido. Como el lenguaje es traidor, no está claro si se le invita al ciudadano a elegir centro comercial o nos dice el señor Bal que ya lo hace él. Nos viene la duda, en ese caso, de si no será centro asistencial.


Más Madrid

cartel mm 4m

Poco retoque para la candidata, que es fotogénica y muestra sin problemas sus elegantes arrugas y su sonrisa. Un cartel luminoso y que parece dejar claro qué es lo que valora ese partido: ¿Sonreír? ¿Mirar al futuro? ¿Se estaba ya riendo antes de quitarse la mascarilla? ¿De qué? ¿O es que va a ponérsela? Parece casi un robado.

Está claro que lo que de verdad importa es la salud: de acuerdo en eso, junto con el dinero y el amor.

Otra versión del cartel, con doña Mónica sonriendo y mirando al frente, la muestra a punto de ponerse la mascarilla. ¿Y por qué lo sabemos en esta ocasión? Porque tiene las gomas de la misma cruzadas, como cuando te la vas a poner incorrectamente. Pardiez.


Partido Popular

cartel PP 4m

Hay que reconocer que esta vez el PP ha conseguido marcar el tono de campaña. Veamos. ¿Está la señora Díaz Ayuso encarcelada? El cartel pide su libertad como podía haber pedido la de Pablo Hásel. Es lo que tiene cercenar el lema que improvisadamente se lanzó al principio sobre socialismo o libertad. Yo también habría recomendado que no se mencionara la ideología del adversario en el eslogan, pero igual tendría que haberse adornado un poco más “Vive en; Es; La”: desarrollando un poco el sintagma se habría resuelto. La candidata parece no mirar directamente al frente, pero puede ser un efecto de la iluminación de la foto. La elección del atuendo “motero” subraya su juventud. Ahora, ese grafismo que iguala la “A” de Ayuso con el contorno (¿perímetro?) de la comunidad autónoma es bastante discutible. A lo mejor es un deseo oculto del Sr. Casado, que sería feliz si la baronesa no llega a salir nunca de la provincia…


Partido Socialista Obrero Español

cartel psoe 4m

Está feo cortarle la calva a un señor de cierta edad, pero eso es lo que ha hecho el PSOE. Es cierto que rejuvenece al Sr. Gabilondo y marca su mentón, cuadrado y decidido y le ahorra el aire burocrático que desprende en los retratos de rostro entero. Como también le cortan casi debajo de la barbilla, nos ahorramos saber si lleva corbata, que sospechamos que sí. La sonrisa, en cambio, casi podría pasar por un dolor de muelas. No llega ni a sonrisa Pan Am, que para los estudiosos de la cosa se define como un gesto social, similar al que usan las azafatas (o azafatos, no empecemos) cuando llegas al avión si no eres pasajero de primera (y aún así…). El PSOE suele tener grafismos modernos y bien ejecutados, incluso consistentes menos cuando se ponen naranjas en Cataluña, pero esta vez la “X” en segundo plano crea un poco de confusión. No estoy seguro de qué es, pero algo falla en la legibilidad. No sé si tengo que optar por un empate en la quiniela, si la “X” se refiere a algún tipo de incógnita, si falta una coma… Llámalo X.


Unidas Podemos

cartel up 4m

Yo no sé lo que se entiende por presentarse a unas elecciones si luego ni te asomas al cartel. Es raro. Me acuerdo yo en el 19, cuando salió aquel otro póster que rezaba “Vuelve”, referido al Sr. Iglesias, que ya salía de espaldas y que parece ser que vuelve a ser candidato. O un ninja, oculto en algún sitio de la foto y presto a saltar. Original es, desde luego: ya habíamos visto desaparecer siglas de partidos, pero esto es nuevo. ¿Será el Sr. Iglesias la “X” del cartel del PSOE? Madre mía… Tampoco tengo claro por qué se desea que hable la mayoría siendo un partido minoritario. Puede ser esa idea de que la demoscopia es una ciencia maleable según y cómo, pero la llamada parece más una invocación a una pretendida mayoría de izquierdas que parece un poco desmovilizada. De momento, lo único parecido a un ser humano es un maniquí demediado (abajo a la izquierda: da miedito).


Vox

cartel vox 4m

Apenas puedo farfullar. El cartel de Vox es digno heredero de la iconografía soviética o musoliniana. La verdad es que yo habría puesto ilustraciones de tinta plana, que queda como más cool, siendo vintage. Veamos: dos logos, por si no te has dado cuenta de que es un cartel de Vox. Tres tipografías, porque total… Dos candidatos. No, espera, una candidata en primer plano amparada por el líder de su partido, no se vaya a perder. El eje de campaña es la seguridad, eso no es nuevo. La Sra. Monasterio, como la Sra. García, mira al futuro o algo. El Sr. Abascal posa en modo “héroe de la Unión Soviética”. Me desconcierta, porque tampoco tengo claro si eso que sujeta son micrófonos o algún tipo de palanca de control, vaya a usted a saber de quién. Y qué bonito es ese esfumado del fondo del cartel, rollo Leonardo. Pero en verde.

(***)

Y ahora, para demostrar que no es usted un robot, señale todos los carteles donde aparece el pirulí. Ya me decía mi madre que lo miro mucho todo. Pues eso.


Miguel Ángel Serrano es escritor y consultor de comunicación.

Por sus carteles les conoceréis (o no)